in

The WHO asks Mexico and Brazil to take the fight against COVID-19 “very seriously”


El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la voz de alarma el lunes ante la rápida propagación del COVID-19 en Brasil y en México, exhortando a las autoridades de ambos países a tomárselo “muy en serio”. Sobre México, Tedros dijo que el país está “en mala situación frente a la epidemia de COVID-19, que vio duplicar el número de casos y muertes entre mediados de octubre y finales de noviembre”.

El jefe de la OMS destacó que tanto el número de fallecidos como el de casos se dobló entre la semana del 12 de octubre y la del 20 de noviembre, pasando el primero de 2,000 a 4,000 y el segundo, de 31,000 a más de 60,000. “Queremos pedirle a México que se lo tome muy en serio”, subrayó el jefe de la OMS. Con respecto a la observación de una periodista de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no utiliza la cubrebocas en sus apariciones públicas, Tedros indicó que la Organización no entra en comportamientos individuales sobre si hay personas que llevan mascarilla o no, pero resaltó la importancia de llevarlp, de mantener la distancia de seguridad y de que “los líderes den ejemplo”. “Queremos que los líderes se conviertan en modelos (de comportamiento), queremos que las personas influyentes también lo sean”, destacó Tedros. López Obrador ha sido cuestionado por la oposición por usar el cubrebocas en contadas ocasiones y no haber impuesto medidas más restrictivas contra el coronavirus como en otros países, mientras trataba a toda costa de evitar que la actividad económica se paralizara. México rebasó el umbral de los 100,000 muertos el 20 de noviembre, y ocho días después superó por primera vez desde el inicio de la pandemia los 12,000 casos diarios. López Obrador reconoció el lunes que la pandemia, que ha dejado 1,107,071 contagios, 6,388 en las últimas 24 horas, ha sido el mayor obstáculo con el que se ha topado desde que llegó al poder hace dos años, el 1 de diciembre de 2018.

En su rueda de prensa diaria, informó que se ha reforzado la atención sanitaria del fenómeno en varios estados mexicanos en los que se llegó a cuotas de hospitalización por dolencias asociadas al coronavirus de hasta el 95%, como Tabasco, donde nació. Desde que llegó el otoño, es causa también de inquietud la populosa capital mexicana, donde la ocupación de camas generales en hospitales por enfermos de COVID-19 creció hasta un 65% y de terapia intensiva hasta un 61%, detalló. “Ahora en la Ciudad de México estamos pendientes. Si hace falta reforzamos”, anunció. En Ciudad de México, los contagios aumentaron en un 30% la semana del 23 al 28 de noviembre, según cifras oficiales. Sobre, Brasil, el director del organismo hizo observaciones similares y dijo que la situación en el país sudamericano, el tercero con más casos de la enfermedad, es “muy, muy preocupante”. “Creo que Brasil debe tomárselo muy, muy en serio. Es muy, muy preocupante”, advirtió Tedros Adhanom Ghebreyesus ante la evolución del COVID-19 en el país sudamericano, cuyo presidente, Jair Bolsonaro, niega la gravedad de esta enfermedad y la semana pasada adelantó que no se vacunará. Brasil, que cuenta con 212 millones de habitantes, es el segundo país más enlutado por la pandemia, con más de 170,000 fallecidos, por detrás de Estados Unidos, según la universidad Johns Hopkins.

El director general de la OMS señaló que Brasil había logrado reducir en casi dos tercios el número de casos desde el pico en julio, con 114,000 contagios durante la semana del 2 de noviembre. Brasil, que cuenta con 212 millones de habitantes, es el segundo país más enlutado por la pandemia, con más de 170.000 fallecidos, por detrás de Estados Unidos, según la universidad Johns Hopkins. El director general de la OMS señaló que Brasil había logrado reducir en casi dos tercios el número de casos desde el pico en julio, con 114,000 contagios durante la semana del 2 de noviembre. Pero “durante la semana del 26 de noviembre se llegó de nuevo a 218,000 por semana”, subrayó. “Si toman el número de muertos la semana del 2 de noviembre es de 2,538 y ahora estamos en 3,876”, continuó. El presidente brasileño de extrema derecha fue criticado por su gestión de la pandemia, minimizando su gravedad y oponiéndose a la restricción de las actividades económicas. El propio Bolsonaro, de 65 años, superó la enfermedad en julio tras haberse contagiado del coronavirus y aprovechó la ocasión para reafirmar su fe en la hidroxicloroquina, cuya eficacia no ha sido probada científicamente. “Les digo, no lo haré”, lanzó el jueves respondiendo a si se vacunaría.

El riesgo de la amnesia El principal experto en emergencias de la OMS dijo este lunes que el mundo se arriesga a futuras pandemias si sufre “amnesia” y no aprende de la actual crisis del coronavirus. Piden evitar las grandes reuniones por Navidad

“He visto la amnesia que parece apoderarse del mundo después de un evento traumático, y eso es comprensible”, dijo Mike Ryan en una reunión informativa en Ginebra. “Pero si volvemos a hacer esto como lo hicimos después del SARS, como lo hicimos después del H5N1, como lo hicimos después de la pandemia del H1N1, si seguimos ignorando las realidades de lo que los patógenos emergentes y peligrosos pueden hacer a nuestra civilización, entonces es probable que experimentemos lo mismo o algo peor de nuevo durante nuestras vidas”, dijo. Ryan también se dirigió a los países desarrollados, diciendo que los países del norte habían estado manejando sistemas de salud “como aerolíneas de bajo costo” y que el mundo estaba pagando por eso ahora. “En el norte, debido al modelo de costos de los sistemas de salud, hemos diseñado nuestros sistemas de salud para que sean eficientes al 95%, 98%, al 100%. Es casi como un modelo de aerolíneas de bajo costo para la prestación de servicios de salud”, dijo. “Bueno, estamos pagando un precio ahora, al no tener esa capacidad extra de aumento en el sistema, viendo la salud como un centro de costos en nuestra economía, viéndola como un obstáculo para el desarrollo, como un freno a la economía, y tenemos que volver a abordar lo que eso significa”. La OMS pidió, ante la proximidad de las Navidades y otras fiestas de fin de año, que se eviten las grandes reuniones familiares y los festejos en lugares concurridos, con el fin de reducir la propagación de COVID-19.

El origen del coronavirus

“Es recomendable celebrar en casa, evitar reuniones con gente de fuera de ella, y si hay encuentros, preferiblemente deben ser en el exterior, con distanciamiento físico y llevando mascarilla”, aconsejó en rueda de prensa el director general de la OMS. “Todos tenemos que preguntarnos si en estas circunstancias es preciso viajar, si es realmente necesario, pues este es el momento de quedarse en casa y seguro”, afirmó. Tedros hizo estas recomendaciones tras celebrar que la semana pasada se dio el primer descenso claro en casos globales diarios desde septiembre, gracias sobre todo a la bajada de casos en Europa, pero advirtió que “lo ganado puede perderse fácilmente” y señaló que “no es momento de complacencia, especialmente ahora que se acercan las vacaciones en muchos países”. “La pandemia cambiará la forma en que celebremos (las fiestas), pero no significa que no podamos hacerlo”, subrayó Tedros, quien dijo comprender que en fiestas como las navideñas muchos desean estar con familiares y amigos pero este año “hay que tener en cuenta los riesgos que corremos con nuestras decisiones”. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, también instó a los países a no politizar la búsqueda de los orígenes del nuevo coronavirus, diciendo que eso sólo crearía barreras para conocer la verdad. “Necesitamos conocer el origen de este virus porque puede ayudarnos a prevenir futuros brotes”, dijo Tedros. “No hay nada que ocultar. Queremos saber el origen, y eso es todo”. El gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, que ha acusado a China de ocultar el alcance del brote y al organismo de salud mundial de estar demasiado cerca de Beijing, ha criticado los términos de una investigación internacional dirigida por la OMS sobre el origen de la pandemia. Los medios de comunicación estatales chinos han dicho que el virus existía en el extranjero antes de que se descubriera en la ciudad central china de Wuhan, citando la presencia del coronavirus en los envases de los alimentos congelados importados y documentos científicos que dicen que había estado circulando en Europa el año pasado. Con información de ., . y .

]]>